En el aeropuerto

Una muchacha llegó al Aeropuerto, a esperar su vuelo y como debía esperar un largo rato, decidió comprar un libro y también un paquete de galletitas. Entonces fué y se sentó en la Sala de Espera, para descansar y leer tranquilamente…
Asiento de por medio, se ubicó un hombre que abrió una revista y empezó a leer. Entre ellos quedaron las galletitas. Cuando ella tomó la primera, el hombre también tomó una! Ella se sintió indignada, pero no dijo nada. Pensó: “¡Qué descarado!!!; si yo estuviera más dispuesta, hasta le daría un golpe para que nunca más se le olvide”. Cada vez que ella tomaba una galletita, el hombre también tomaba una. Aquello le molestaba tanto que no conseguía concentrarse ni reaccionar…
Cuando quedaba apenas una galletita, pensó: “Qué hará ahora este abusador?”.
Entonces, el hombre dividió la última galletita y dejó una mitad para ella.
Ah! No!!!. . . Aquello le pareció demasiado. Se puso a sudar de la rabia, cerró su libro y sus cosas y se dirigió al Sector de Embarque… Cuando se sentó en el interior del avión, miró dentro del bolso y para su sorpresa, allí estaba su paquete de galletitas!!…intacto, cerradito. Sintió tanta vergüenza!…
Sólo entonces percibió lo equivocada que estaba. Había olvidado que sus galletitas estaban
guardadas dentro de su bolso! El hombre había compartido las suyas sin sentirse indignado, nervioso, consternado o alterado.

Es una linda historia para reflexionar y preguntarnos: cosas como esta, ¿nos pasan?  ¿Somos conscientes de que las historias que nos contamos con lo que está pasando son creaciones nuestras?
Nos pasa algo, y a estos hechos que nos pasan le ponemos nuestra interpretación, el problema está en que cuando actuamos lo hacemos creyendo que nuestra interpretación es la verdad, y nuestra interpretación es sólo eso, una interpretación.
Podemos evitar muchas situaciones como esta sólo haciéndonos cargo de nuestras interpretaciones, observando más amplio, distinguiendo que nuestra interpretación no es el hecho, es la interpretación que hicimos del hecho.

Te invito a que dejes tu comentario.

Un abrazo, buenos vuelos y cielos azules.

Talvez le guste...

Posts populares

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *